Booking for : Descubriendo Puglia 8 días

Descubriendo Puglia 8 días

Precios

Fortalezas y castillos, pueblos blancos junto al mar y masserias, antiguas casas de campo reconvertidas en paraísos del descanso y disfrute de la naturaleza. Conozca La Puglia

Precios validos desde el 01 Marzo al 15 de Noviembre 2018 (No validos en periodos de ferias ni eventos especiales)

Precios por persona en habitación doble 

Localidad

Hoteles o similares

Cat.

2/3 personas

4 personas

Zona Barletta
Zona Fasano
Lecce
Tenuta San Francesco
Masseria Lama di Coccaro
Hiltón
4*

780 €uros

730 €uros

 

Descubriendo Puglia 8 días
4.8 (95.45%) 22 votes

Este paquete incluye

  • Alquiler de coche 8 días tipo económico, con kilometraje ilimitado, seguros con franquicia, tasas de aeropuerto
  • 2 noches de hotel en Barletta o zona en régimen de alojamiento y desayuno
  • 3 noches de hotel en Fasano o zona en régimen de alojamiento y desayuno
  • 2 noches de hotel en Lecce o zona en régimen de alojamiento y desayuno
  • Seguro de asistencia en viaje.


Este paquete no incluye


Billetes Aéreos (Solicite información según fecha y ciudad de salida)

Los extras personales como teléfono, lavandería etc...

Cualquier servicio que no este especificado en el « precio incluye »

TAX CITY: Pago directo en el hotel.

photo

Día 1º Bari - Barletta Llegada y recogida en el aeropuerto del coche de alquiler y continuación a Barletta o zona. Llegada al hotel y alojamiento.

BARLETTA es una de las ciudades de la provincia que se reparten las tareas administrativas y de gobierno, situada en el valle del río Ofanto y al borde del Adriático. Sus calles aun conservan reminiscencias de su pasado del que hay que destacar el famoso episodio conocido como el “Desafío de Barletta”, ocurrido en 1503 en el marco de las Guerras de Nápoles, en el que 13 caballeros italianos desafiaron a otros tantos franceses que les habían insultado acusándoles de traición. Finalmente los italianos vencieron en buena lid. En el siglo XIX, con el “Resurgimiento” que desembocaría en la unificación del Reino de Italia, el escritor turinés Massimo D Azeglio basó su novela “Ettore Fieramosca o el desafío de Barletta” en aquel hecho con el fin de ensalzar el espíritu patriota de los italianos. Hoy en día se sigue conmemorando aquel 13 de febrero de 1503, con distintas celebraciones entre las que destaca la recreación de la contienda.

Entre los monumentos más representativos de la ciudad destaca sin duda el “Coloso”, una estatua en bronce del siglo IV d.C. de dimensiones grandiosas (más de 5 mts de altura) que se cree puede representar al emperador Teodosio II o bien a Honorio. Fue encontrada en la costa, en el transcurso de unas excavaciones ordenadas por el emperador Federico II de Rávena, tras el naufragio de una nave veneciana que regresaba del saqueo de la ciudad de Constantinopla en 1204, durante la cuarta cruzada. No se encontró en una pieza sino que había sido separada en varias partes, faltando las piernas que habían sido fundidas para convertirlas en campanas. El resultado de la reconstrucción fue imponente, un gigantesco hombre barbado y tocado con la diadema imperial sosteniendo un orbe en la mano. Otros edificios importantes de Barletta son el castillo de los siglos X al XII que hoy en día alberga el Museo Cívico, la iglesia de Santa Maria la Maggiore con basamentos románicos y la del Santo Sepulcro construida en distintos estilos.

En las afueras hay que visitar el recinto arqueológico correspondiente a la ciudad romana de Cannae o Cannas, donde tuvo lugar la célebre batalla de Cannas en la que se enfrentaron durante la Segunda Guerra Púnica, Aníbal y Roma, venciendo el general cartaginés. A pocos kilómetros, por la costa y hacia el noroeste, se llega a las Salinas de Barletta, donde se puede aprender sobre el proceso de extracción de la sal en el museo dedicado a este tema que se encuentra en la Torre de Salinas, una construcción de 12 mts de altura levantada para la defensa de la costa. Junto a las salinas esta la ciudad costera de Marguerita di Savoia que se llamo así en honor a la reina italiana que vivió en este lugar una apasionante historia de amor. Actualmente son famosas las termas a las que acude la gente en busca de curación para distintas dolencias por las cualidades curativas de sus aguas ricas en sales y por las aguas cristalinas del litoral. Muy cerca se puede visitar el recinto arqueológico de Trinitapoli, donde se encontró una antigua ciudad daunia del siglo X a.C. llamada Salapia.

photo

Día 2º BarlettaDesayuno y alojamiento en el hotel. Durante este día recomendamos visitar los alrededores de la ciudad Castelmonte, Torremaggiore, Trani y el Parque Natural del Gaargano con las Islas Tremiti.

CASTEL DEL MONTE Una de estas fortificaciones, que ha sido reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad desde 1996. Impresionante fortaleza medieval cuya original concepción octogonalle otorgan una personalidad única. Dista tan sólo 18 km de Andria y fue mandada construir por el emperador Federico II entre los años 1240 y 1250, sobre el antiguo monasterio de Santa Maria del Monte.

Federico II lo utilizaba a menudo como pabellón de caza y como residencia ya que era una de sus posesiones más preciadas. La estructura del castillo está basada en el número 8 lo que le confiere un carácter mágico y misterioso que se ha estudiado intensamente. Se ha llegado a afirmar que es una recreación de la pirámide de Guiza ya que las dimensiones de ambos edificios coinciden extrañamente (se dice que en el interior del castillo se han hallado planos de dicha pirámide) y que para su construcción se han seguido cálculos relacionados con la numerología, cosmogonía y astrología.

TORREMAGGIORE Declarado monumento Nacional por la Dirección General de Antigüedades y Bellas Artes en 1902. Su forma es un cuadrilátero irregular , cuenta con seis torres , cuatro cilíndricas en las esquinas y dos cuadradss , una en el patio central ( s. XII) , que es la torre del homenaje del castillo.

Construido como un fortaleza en época normanda, fué ampliado y modificado durante los siglos posteriores por las distintas casas feudales que lo habitaron como los condes de Gianvilla de Sangro, hasta que asumió el aspecto renacentista de hoy.

Dignos de mención son los frescos de la escuela napolitana conservado en el Salón del Trono y la Capilla Palatina ; el reloj de sol en la torre central, la elegante logia del patio central y los restos del parteluz aragones en el lado sur.

PENÍNSULA Y PARQUE NATURAL DEL GARGANO El promontorio del Gargano y el territorio que lo rodea constituyen sin lugar a dudas uno de los principales atractivos de la provincia de Foggia. Por su forma, que se adentra en el Adriático, se le llama familiarmente “el espolón de Italia”. Su alto valor natural por la biodiversidad de la flora y fauna que alberga, lo han convertido en Parque Nacional. En él se incluyen también las cercanas islas de Tremiti, que son reserva marina, la masa boscosa que ocupa el interior de la península, conocida como “Foresta Umbra” y los lagos costeros de Varano y Lisina. La costa es bellísima con sus aguas cristalinas que bañan las pequeñas calas y ensenadas entre las que se intercalan grutas y vegetación exuberante. Existe la posibilidad de tomar alguna de las barcas que hacen excursiones para acceder a los lugares que por tierra son inaccesibles.

Siguiendo la línea de la costa hacia el norte, sobre un promontorio rocoso y rodeado de playas de arena blanca se haya Vieste, el mayor centro turístico de esta zona que aúna la belleza de su litoral con un bonito casco antiguo, con calles flanqueadas por casas blancas y arcos. Un importante pasado histórico esta patente en la catedral románica ya que la ciudad fue sede episcopal entre los siglos X y XIX. Otros monumentos significativos de Vieste son su castillo y el “Pizzomunno” un monolito de 25 mts de altura que preside la entrada a la playa del Castillo. Cercanas a la ciudad están las grutas marinas de Sfondata y Esmeralda en el tramo en que la costa se vuelve acantilada.

Islas Tremiti Parte esencial del parque nacional es este pequeño archipiélago, un paraíso diminuto muy apreciado por los submarinistas debido a la riqueza de sus fondos marinos en los que abundan las grutas.

El archipiélago está formado por tres islas principales, San Domino, la más grande y cuya costa es especialmente abrupta y plagada de fascinantes grutas, San Nicola con unas espectaculares puestas de sol en las que el horizonte se tiñe de rosa y Capraia, la más salvaje y peligrosa para las inmersiones, solo reservadas a los más avezados submarinistas y dos más pequeñas, Cretaccio y Pianosa.

RUTA DE LA FE En la provincia de Foggia existen tres enclaves religiosos que constituyen referentes históricos de la Edad Media cuando los peregrinos partían hacia su destino en Tierra Santa para visitar los Santos Lugares en Jerusalén. Muchos de ellos se embarcaban en los puertos de la costa de Apulia por ser los más cercanos a su objetivo. Pero antes pasaban por distintos monasterios o enclaves religiosos para orar y preparar su alma.

Al Sur del Gargano están dos de ellos, San Marco in Lamis y Monte Sant Ángelo que pertenecían a la llamada Vía Sacra de los Longobardos (o Lombardos) la cual formaba el tramo más meridional de la Vía Francígena, una de las principales rutas de peregrinación europeas de la edad Media junto con la de Santiago de Compostela con la que se enlazaba y que unía las principales ciudades del corazón de Europa con Roma. Una vez en la Ciudad Eterna algunos peregrinos que querían continuar a Tierra Santa partían por ella hacia el sur para embarcarse hacia su destino.

En San Marco in Lamis hacían una de sus últimas paradas para orar y reposar. Esta localidad está dominada por el convento-santuario-hospicio de San Mateo que se construyo en la ladera del monte Celano. Las primeras construcciones bajo el dominio de los lombardos en el siglo VI, fueron originalmente dedicadas a San Juan Bautista, mas tarde a San Giovanni Lamis y finalmente a San Mateo cuando se convirtió en un importante centro benedictino (siglos X al XI). En su interior guarda como reliquia un dedo de San Mateo y en la actualidad alberga una importante biblioteca y centro de estudios.

Monte San Ángelo era el último punto en el que los peregrinos oraban antes de embarcarse hacia Tierra Santa y el más importante centro religioso de la zona debido a su situación privilegiada. Domina el golfo de Manfredonia y la llanura del Tavoliere. Es un importante centro religioso dedicado a San Miguel Arcángel cuyo culto se remonta antes del siglo VI. Es en este lugar en el que la tradición sitúa las apariciones del santo en una gruta. En el año 568 los lombardos establecieron aquí uno de sus centros de poder e impulsaron el culto al santo. Sobre el primitivo altar de San Miguel construido en la gruta de las apariciones se fueron añadiendo sucesivas construcciones hasta llegar al santuario del siglo XIII que hoy en día se visita. También son interesantes el castillo, la iglesia de Santa Maria Maggiore, la tumbe de Rothari del siglo XII y la Abadía de Pulsano las afueras de la ciudad.

Entre estos dos interesantes lugares, a 20 km de Monte Sant Angelo, existe otro centro religioso de gran relevancia, San Giovanni Rotondo. Esta situado a 567 mts sobre el nivel del mar por lo que su blanco caserío conserva el aspecto de pueblo de montaña. Su origen se remonta a una primera colonia griega que posteriormente se romanizó hacia el siglo IV a.C.

En esta época se erigió un templo dedicado a Apolo por cuya forma circular se llamo la Rotonda. Tras la cristianización de la zona, sobre este templo se construyó una iglesia dedicada a San Juan Bautista. Durante la Edad Media el pueblo se fortifico con murallas y torres lo que le dio el aspecto de un castillo. Desde entonces comenzó a acoger peregrinos que hacían aquí su última parada antes de embarcar hacia Jerusalén. Hoy en día, además, acoge la veneración de la que es objeto el Padre Pío de Pietrecina (1887 – 1968), sacerdote canonizado que dedico su vida a los pobres y cuyos restos se conservan en la iglesia – convento capuchino de Santa Maria de las Gracias.

TRANI ciudad costera y puerto del Adriático desde la Edad Media que atesora una fecunda historia que ha dejado un patrimonio digno de conocerse. La tierra que la rodea produce un excelente vino llamado Moscato de Trani pero también aceite de oliva, almendras, trigo, higos etc. Por todo esto, en la actualidad, Trani se ha convertido en un importante centro turístico de la región con sus excelentes playas y jardines a lo largo del borde del mar.

Desde el siglo XI que se convirtió en obispado la importancia de Trani no hizo más que crecer hasta convertirse en uno de los puertos del Adriático desde donde partían los cruzados en su aventura hacia Tierra Santa. Muchas familias nobles de otras regiones se asentaron en Trani atraídas por el pujante comercio e influencia política de la ciudad, En el siglo XII la comunidad judía de Trani era la mayor del sur de Italia.

En el siglo XIII el emperador Federico II mandó construir una gran fortaleza.

Entre los siglos XIV y XVI, con el dominio de la casa de Anjou y el de los aragoneses la ciudad decayó y la comunidad judía fue expulsada. Hasta las invasiones napoleónicas Trani mantuvo la capitalidad de la región hasta que el mariscal francés Murat se la dio a Bari. Hoy en día vemos ese pasado en los monumentos de sus calles, como la Catedral de San Nicolás Peregrino, construida en el peculiar estilo románico de Puglia tan influenciado por las corrientes orientales, al que el paso del tiempo ha añadido otros estilos formando un todo elegante y único.

Otros monumentos y lugares de interés son la judería por el trazado de sus calles, la iglesia de Ognissanti que fue capilla de los caballeros templarios y el Palazzo Caccetta, renacentista pero construido en estilo gótico tardío, que fue residencia de los Dogos de Venecia.

photo

Día 3º BARLETTA - FASANODesayuno y salida en dirección a Fasano alojamiento en el hotel.

Siguiendo la costa del Adriático en dirección sur, llegamos a Bari a capital de la provincia y de toda la región de Apulia. Es la segunda ciudad más grande del sur de Italia después de Nápoles. La zona en que se asienta y la rodea, es llana y fértil, su puerto comercial de gran importancia y el Adriático que baña su litoral y la historia que guarda en su casco histórico la han convertido en un atractivo destino turístico.

Fundada por la tribu itálica de los peucetios, con la llegada de los griegos a la península itálica se convirtió en una colonia comercial. Su estratégico puerto hizo que en el siglo III a.C. se aliara a Roma y llegara a su máximo esplendor por el comercio con Oriente.

La ciudad tiene dos partes bien diferenciadas, por un lado la ciudad “Vechia” (antigua), origen de Bari, que nació en una pequeña península junto con el puerto antiguo y la ciudad “Nova” que se fue extiendo alrededor del casco viejo y a lo largo de la costa y del paseo marítimo. Esta parte moderna sigue un proyecto de vías largas en cuadricula que le dan un aspecto ordenado, trazada por encargo del mariscal francés Joaquin Murat que ocupó el trono de Nápoles designado por Napoleón a comienzos del siglo XIX.

Actualmente el casco histórico ha quedado encajado entre los dos puertos de Bari, el antiguo y el moderno. En él, encerrada entre las murallas, se encuentra la historia de la ciudad relatada por sus edificios y monumentos. Los dos edificios más visibles son sin duda la catedral de San Sabino, románica del siglo XI y con trabajos añadidos en los siglos XII, XII y XVIII.

El resultado es un edificio hermoso tanto en el exterior como en el interior donde la luz que entra por el gran rosetón juega con los volúmenes de las naves. El alto campanario remata el conjunto. El otro gran monumento es el Castillo Normando que fue reforzado en el siglo XIII por orden de Federico II. La iglesia basílica de San Nicolás es otro de los edificios que no hay que quejar de ver, su fachada sencilla y luminosa, flanqueada por dos torres asimétricas, da entrada a un interior en el que se guardan valiosas obras de arte. Se construyó en estilo románico de Apulia para guardar las reliquias del santo en el año 1087. Las fiestas y procesiones en honor de San Nicolás, patrón de Bari, son famosas por su solemnidad.

Destacan el Palacio de la Provincia, con una interesante pinacoteca, el Palacio de la Universidad donde se encuentra el Museo Arqueológico y los teatros Piccini y Petruzzeli, este último dedicado a la ópera y situado en la comercial calle Corso Cavour.

photo

Días 4º- 5º FASANODesayuno y alojamiento en el hotel

Durante estos días recomendamos visitar los alrededores de Fasano y sus principales atractivos: Alberobello, Ostuni, Locorotondo, Putignano, Matera.

OSTUNI En una colina, destacando sobre los campos de olivos que la rodean, encontramos esta bonita ciudad cerca de la costa adriática. Se la conoce como la “Ciudad Blanca” por el color de las fachadas encaladas de sus casas, costumbre que proviene de la edad media como medida de higiene y defensa ante las epidemias de peste que asolaban Europa. Además el sol queen ellas se refleja ilumina de alguna manera las estrechas y sombrías callejuelas. El casco antiguo de Ostuni es como un laberinto de calles, plazuelas, patios y callejones que queda dominado por una hermosa catedral siempre presente. Como ciudad fortificada tiene varias puertas por la que se accede a su interior como la Puerta Nueva del siglo XV y la de San Demetrio del siglo XIII. Sus edificios religiosos son numerosos, entre los más destacados: las iglesias de Santiago de Compostela (siglo XV), la catedral construida en el siglo XV Santa Maria de la Anunciación entre otras.

De norte a sur se suceden en el litoral playas arenosas, promontorios rocosos y calas recónditas. Desde Molfeta al norte a Monopoli son muchos los pueblos con encanto, algunos de ellos dominados por castillos, que merecen una visita. Molfeta es un antiguo puerto de pescadores cuyo origen se remonta al neolítico. A partir del siglo XI se convirtió en una de las puertas hacia Tierra Santa por lo que cobró una gran importancia que queda reflejada en sus muchos edificios civiles y religiosos.

Al sur de Bari esta Polignano a Mare, pintoresco pueblo agrícola y pesquero que se asoma sobre un acantilado al mar Adriático. En esta parte del litoral el mar ha excavado numerosas grutas y cuevas de gran belleza que dejan pequeñas calas entremedias. Su antiguo origen se remonta al siglo IV a. C. ya que se cree que fue una colonia griega llamada Neápolis. Durante el dominio de Roma fue un importante centro agrícola bien comunicado por la Vía Trajana que unía la metrópolis con Bríndisi.

Un dato curioso es que el famoso cantautor italiano Doménico Modugno nació en Polignano. A pocos kilómetros hacia el sur, entre hermosas playas y calas, se encuentra Monopoli, que desde su fundación por los griegos se convirtió en un importante puerto comercial en época romana, disputado posteriormente por normandos, longobardos, sarracenos y bizantinos. En sus calles destacan numerosos edificios y monumentos como el Castillo de Carlos V, el Hospital Gerosolomitano del siglo XIV, el Hospital de Santiago, el Palazzo Palmieri, la Abadia de San Estefano, la muralla del siglo XVI, la catedral y las iglesias de Santa Maria Amalfitana, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y de San Francesco da Paola.

ALBEROBELLO - LOCOROTONDO - PUTIGNANO Alberobello es el pueblo que mayor número de “trulli” conserva aunque también se pueden ver a lo largo del valle de Itria en otros pueblos como Locorotondo, precioso pueblo blanco situado sobre una colina con magnificas vistas sobre los viñedos que lo rodean, su origen se remonta al siglo XII en que los campesinos que cuidaban estas tierras comenzaron a establecerse de manera estable. Otros pueblos en los que aún quedan estas curiosas construcciones son Ceglie Messapica, Fasano, Cisternino, Martina Franca, Putignano… Este último aparte de por los “trulli” que conserva, es famoso por el carnaval de origen medieval que se celebra cada año y por su casco histórico. Cerca de Putignano merece la pena ir hasta el pueblo de Castellana a Grotte.

Al sur de Bari se abre el Valle de Itria donde la arquitectura rural ha creado un sorprendente y único modo de construcción reconocido por la UNESCO como patrimonio de la humanidad en el año 1996. Son los “trulli”, edificaciones de piedra de mampostería colocada sin ningún tipo de argamasa o mortero para unir, de modo que se puede decir que eran edificaciones ligeras y “desmontables”. La piedra empleada era la piedra calcárea de la cercana Murgia. Esta forma de construir se ha practicado desde tiempos inmemorables aunque no se conservan “trulli” demasiado antiguos debido a lo poco sólidos que resultan. Más que como viviendas estables eran usados para guardar aperos de labranza, o para descansar, cerca de los campos de cultivo y los rebaños, de un duro día de trabajo.

La estructura era un muro de piedra sobre el que se levantaba la cubierta de forma cónica, de tal manera que si se quitaba la piedra de arriba, la clave o pináculo, el techo se venía abajo. La explicación es sencilla: los campesinos de esta manera no estaban obligados a pagar los impuestos reales por una edificación estable. Cuando llegaban los recaudadores de impuestos ellos ya habían demolido los techos, quedando solo un montón de escombros, reconstruyéndolos después. Por fuera los “trulli” se decoraban con dibujos blancos con significado mágico. En la actualidad muchos extranjeros han comprado estas edificaciones para restaurarlas y acondicionarlas como vivienda.

POLIGANO A MARE - MOLFETA - MONOPOLI

De norte a sur se suceden en el litoral playas arenosas, promontorios rocosos y calas recónditas. Desde Molfeta al norte a Monopoli son muchos los pueblos con encanto, algunos de ellos dominados por castillos, que merecen una visita. Molfeta es un antiguo puerto de pescadores cuyo origen se remonta al neolítico. A partir del siglo XI se convirtió en una de las puertas hacia Tierra Santa por lo que cobró una gran importancia que queda reflejada en sus muchos edificios civiles y religiosos.

Al sur de Bari esta Polignano a Mare, pintoresco pueblo agrícola y pesquero que se asoma sobre un acantilado al mar Adriático. En esta parte del litoral el mar ha excavado numerosas grutas y cuevas de gran belleza que dejan pequeñas calas entremedias. Su antiguo origen se remonta al siglo IV a. C. ya que se cree que fue una colonia griega llamada Neápolis. Durante el dominio de Roma fue un importante centro agrícola bien comunicado por la Vía Trajana que unía la metrópolis con Bríndisi. Un dato curioso es que el famoso cantautor italiano Doménico Modugno nació en Polignano. A pocos kilómetros hacia el sur, entre hermosas playas y calas, se encuentra Monopoli, que desde su fundación por los griegos se convirtió en un importante puerto comercial en época romana, disputado posteriormente por normandos, longobardos, sarracenos y bizantinos. En sus calles destacan numerosos edificios y monumentos como el Castillo de Carlos V, el Hospital Gerosolomitano del siglo XIV, el Hospital de Santiago, el Palazzo Palmieri, la Abadia de San Estefano, la muralla del siglo XVI, la catedral y las iglesias de Santa Maria Amalfitana, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y de San Francesco da Paola.

Aunque no pertenece a la región de Puglia, por la proximidad merece la pena conocer Matera.

MATERA el pueblo de piedra es conocido como la segunda Belén, y es que paseando por ella, pareceria estar dentro de un nacimiento. "Los Sassi"grutas escavadas en la roca de la montaña servian de vivienda, para los habitantes de Matera, y cuando fueron obligados a trasladarse a los nuevos barrios, los sassi, se convirtieron en el simbolo de la ciudad. Tanto es asi que en 1993 la Unesco determino que era Patrimonio de la Humanidad, como completo y milenario sistema de vida que se debe preservar para la posteridad.De hecho, se le ha reconocido como modelo a la hora demostrar cómo vivir en equilibrio con el ambiente, integrándose en el mismo y aprovechando sus recursos sin alterarlo. Ha servido de escenario a películas como La Pasión de Cristo de Mel Gibson o El Evangelio según San Mateo de Pasolini.

Los geólogos las llaman “calcarenitos”, la gente del pueblo la llama “tufo”: es la roca que rodea Matera y que los maestros artesanos de esta tierra han aprendido a trabajar desde tiempos antiquísimos. El material maleable y adaptable abunda en la montaña que domina la ciudad, de modo que a la gente de Matera le pareció oportuno y normal ir allí y excavar en la roca sus casas. El material que se extraía se trabajaba para usarlo en la fachada de las casas. A la primera casa así hecha se añadieron otras y otras más hasta convertirse en una red de construcciones y galerías una sobre otra, una dentro de otra, transformándose en esa mágica “Sassi”, una gigantesca escultura, un milagro de la urbanística reconocido patrimonio de la humanidad. Desde aquel momento se han llevado a cabo intensivas actividades de restauración y de recuperación: hoy, una visita a los “Sassi” significa un auténtico viaje en el tiempo hasta el pasado de este pueblo.Sin embargo Matera no es sólo “Sassi”.

La ciudad encierra diferentes zonas relativas a distintas épocas: la más antigua está en el barrio Civita, que por sus características morfológicas puede considerarse una fortaleza natural en ella se sitúa el Duomo románico, edificado en torno al 1268-70 sobre la acrópolis, que presenta un interior rico de obras de arte, entre las que destaca una Virgen de influencia bizantina del siglo XIII llamada “della Bruna”; la parte medieval y renacentista se encuentra a lo largo de “il Piano”, al borde de los “Sassi”; y para finalizar hay una ciudad nueva, con elegantes y modernos edificios, realizada por los más notables arquitectos italianos.Muchas son las iglesias de Matera que se sitúan entre los siglos XIII y XIX, con un nutrido grupo de iglesias barrocas, entre las que destaca la de San Giovanni, San Domenico y el Duomo, las más antiguas.

Hay muchas otras iglesias y monasterios que se remontan a diversos momentos de la historia del Cristianismo: como San Giovanni Battista: construida en el 1233, en estilo románico.

San Francesco de Assisi (siglo XIII), que sealza en conmemoración de la visita del santo a Matera en 1218. Tiene añadidos barrocos. Reconstruida casi completamente en 1670 en estilo barroco. En su interior está la antigua cripta de los santos Pedro y Pablo.

En muchos casos son inglesias rupestres (chiesi rupestri), muchas sencillas, con un único altar y quizá un fresco, a menudo ubicado en el lado opuesto al barranco; otras son un complejo entramado de cavernas con amplias cámaras subterráneas, que se piensa que se usaban para meditar por parte de los monjes rupestres y cenobitas. En la ciudad y a lo largo del barranco hay alrededor de 150 pequeñas iglesias excavadas en la roca. Entre las más importantes del barrio de Sassi, están: Santa Lucia alle Malve, con frescos del siglo XIII, Convicinio di S. Antonio, Santa Barbara o la Madonna delle Virtú.

Matera representa, de algún modo, el símbolo de la civilización rural que consigue mantener vivas las propias tradiciones.

photo

Día 6º FASANO - LECCEDesayuno y alojamiento en el hotel

Desde Fasano a Lecce se pueden visitar Brindisi, Francavilla Fontana, San Vito dei Normanni, Mesagne.

SAN VITO DEI NORMANNI Se cree que fue fundada por una comunidad de eslavos que huian de los ataques sarracenos, en el s. X y la llamaron Castro Sancti Viti, dedicado al mártir San Vito. Su pasado medieval y renacentista queda reflejado en sus edificios más representativos, el castillo y la iglesia de Santa María de la Victoria, construida entre 1571 y 1595 para conmemorar la victoria sobre los turcos en la batalla de Lepanto. Muy interesantes son las iglesias excavadas en la roca entre los siglos VII y X que monjes huidos de Oriente construyeron buscando refugio de las persecuciones iconoclastas de que eran objeto por parte de los emperadores de Constantinopla. Entre ellas destacan las de San Giovanni y San Biagio.

MESAGNE, junto a la Vía Apia que comunicaba Roma con Bríndisi., nos habla de su antigua historia: romanos y bizantinos y normandos la fortificaron. Al casco histórico se accede por la Puerta Grande, cerca se encuentra lo que queda del castillo, una torre cuadrangular del siglo XVII. Varias son las iglesias que destacan como la Iglesia Matriz, construida en el siglo XI con añadidos de siglos posteriores, la Iglesia del Carmen, siglo XIV, la de Santa Maria Mater Domini del XVII y la iglesia de Santa Maria de Betlem de estilo barroco del año 1738. En las afueras no hay que dejar de ver la pequeña iglesia bizantina de San Lorenzo construida entre los siglos VI y VII. De época romana es el parque arqueológico de Muro Tenente a 5 km de Masagne donde quedan restos de lo que fue un estación de intercambio y refresco de caballerías de la Vía Apia.

FRANCAVILLA FONTANA era un pueblo agrícola hasta que en 1332 Felipe de Anjou pasó por el lugar y vio la imagen de una Virgen sobre un muro parcialmente derruido junto a una fuente, Decidió entonces construir una ciudad en ese lugar que se llamaría Francavilla Fontana, franca porque estaría exenta de pagar impuestos y Fontana por la fuente que había junto a la imagen de la Virgen.

En las medievales murallas que rodean el centro histórico, se abren tres puertas de acceso, Puerta del Carmine, Puerta de los Capuchinos y Puerta de la Cruz. En el interior son varios los palacios, casas nobiliarias e iglesias que lo embellecen así como la catedral de la Virgen del Rosario, del siglo XVIII, construida sobre el lugar en que se encontró la imagen original.

photo

Día 7º LECCE Desayuno y alojamiento en el hotel

LECCE, se situa entre la llanura que se extiende entre la meseta Salentina y el mar Adriático, y podria decirse que es una ciudad única por la cantidad de edificios barrocos del siglo XVII al que por sus peculiaridades se le llama barroco leccese. Tantos y tan importantes son sus monumentos que en Italia se la conoce como la “Firenze del sud” (Florencia del sur).

Su fundación se pierde en tiempos tan remotos que la leyenda se mezcla con la historia. Su origen se atribuye a los mesapios a los que se creía descendientes de marinos cretenses del mítico rey Minos, que tras un naufragio llegaron a las costas de la Península Salentina. Bajo la influencia de Roma ganó gran prestigio e importancia, siendo embellecida por todo tipo de edificios entre los que se ha conservado el teatro y el anfiteatro (construidos entre los siglos I y II a.C.).

La caída del Imperio Romano de Occidente marca su decadencia . Es invadida sucesivamente por ostrogodos, bizantinos, sarracenos, lombardos, eslavos y los normandos del Reino de Sicilia. No es hasta el siglo XVI-XVII cuando llega otro periodo de gloria en que gracias a su adhesión al Reino de Nápoles en el año 1463, vive un resurgimiento muy importante llegando a ser una de las mayores potencias del sur de Italia. Se convierte en punto de intercambio de mercaderes venecianos, florentinos y balcánicos con el consiguiente enriquecimiento que esto significaba. La belleza de los edificios que se construían se debe en parte a la piedra empleada, fácil de tallar, que admite una profusa decoración. En las calles de Lecce se pueden admirar ejemplos magníficos entre los que destaca la Iglesia-basílica de la Santa Croce cuya fachada impresiona por su armoniosa decoración mezcla de una estructura clásica y una delicada decoración barroca.

En la elegante Plaza de la Catedral, cuyo espacio corresponde al de la antigua ciudadela, destaca la gran catedral cuyo campanario de cinco plantas domina la plaza. También en la plaza, construidos en estilo barroco leccese, se pueden ver los palacios de Vescovile y del Seminario y Santa Clara con su bella fachada. En el casco antiguo muchos otros monumentos hablan del importante pasado de la ciudad, las iglesias de los Santos Nicolo y Cataldo en estilo normando del siglo XII, la plaza de San Oronzo donde se encuentra la estatua del santo sobre un pedestal hecho con una columna romana regalada por la ciudad de Brindisi, el Palazzo del Seggio o del Sedile (sillón), la iglesia de Santa Maria de las Gracias con importantes obras en su interior, la iglesia del Rosario y su fachada profusamente decorada, el Castillo de Carlos V y la Puerta Rudiae decorada con estatuas de santos.

Desde Lecce recomendamos visitar Otranto, Galatina, Ugento etc. y la costa tanto Adriática como la Jónica.

UGENTO al sur de Lecce, en la meseta de la Murge, predominan las formaciones rocosas entre las que se han encontrado numerosos vestigios de los antiguos pobladores de la zona. Los yacimientos más conocidos son la Dolina di Ugento, del Paleolítico y Neolítico y las grutas de Artanisi y Don Cirillo. Antes de la llegada de los griegos ya existía como Aoxentum y pertenecía a la liga de las 12 ciudades mesapianas. Hay que visitar la Cripta del Crocifisso del siglo XIV decorada con frescos, el Museo Cívico de Arqueología y Paleontología Salvatore Zecca y la cercana Iglesia de Santa Maria del Casale.

GALATINA, con una dilatada historia desde la colonización griega. En la antigüedad se llamo San Pietro in Galatina por el santo que evangelizó estas tierras procedente de Antioquia y cuyo destino era la ciudad de Roma. Su centro histórico esta amurallado y a él se accede por 3 puertas. En el interior, la joya de los edificios religiosos de Galatina es sin duda la iglesia-basílica de Santa Caterina d´ Alessandria que desde 1886 tiene la categoría de monumento nacional y representa magníficamente el románico apulense, la fachada dividida en tres portadas luce un gran rosetón que ilumina un interior en el que se conservan importantes obras de arte, reliquias y los magníficos frescos románicos dedicados a la santa y a varios pasajes de las sagradas escrituras.

COPERTINO otro pueblo medieval que bien merecen una visita. Se cree que fue fundado en la Edad Media por refugiados que huían de los sarracenos. Entre ellos llegaba la condesa Franceschina Panaka que se estableció allí y fue madre del futuro San Giuseppe da Copertino patrón de la ciudad. En 1088 el conde normando Goffredo mandó construir la iglesia parroquial de la Virgen de las Nieves a la que se añadió en el siglo XVI un campanario y un ábside. También de época normanda es el Castillo de Copertino que fue renovado en 1540 con un moderno proyecto que incluía fuertes bastiones y numerosas ventanas saeteras que permitieran situar los recién inventados cañones. Además hay que visitar la iglesia dedicada a San Giuseppe.

photo

Día 8º LECCE - BRINDISIDesayuno en el hotel. Llegada al aeropuerto y entrega del coche de alquiler . Fin de nuestros servicios.

Información adicional

  • Duración : 8
  • Personas: 1 Persona
  • Salidas: Salidas diarias
  • Precio desde:

    €730€

¿Necesitas ayuda?

+00 34 91 724 18 14

info@italiavacaciones.es

Solicita más información


Otros viajes recomendados

10 Días 9 noches Desde €1255

Sicilia e Islas Égadas

Más información

7 días 6 noches Desde €650

Delicias Italianas

Más información

5 días 4 noches Desde €1060

Calabria

Más información

5 días 4 noches Desde €1180

Las Dolomitas

Más información
Facebook